31 mayo 2007

El precio del paraiso




El fin de semana pasado vi la pelicula "El pianista", la cual recomiendo a quien no la haya visto. Y como siempre que veo algo relacionado con el tema nazi, siempre me viene a la memoria la historia de Antonio García Barón, la cual relató Manuel Leguineche en su libro "El precio del paraíso" publicado en 1995. Un libro durísimo de leer y que no debería dejar a nadie indiferente. Aquí va un pequeño resumen sobre la vida de Antonio García Barón:
Nacido en Monzón (Huesca) en 1922, con tan solo 14 años, marcha como miliciano voluntario en la Columna Durruti. Sobrevive a la guerra, y con 17 años cruza la frontera por Seo de Urgel. Encerrado en el campo de castigo de Vernet, en octubre se alista en el ejército francés, siendo destinado a la 5ª compañía de armas de Cambray, a cavar trincheras en la línea Maginot. Combate a los nazis y, derrotado, alcanza la costa de Dunquerque para ser evacuado pero, abandonado, intenta con un grupo de republicanos españoles alcanzar la Alta Saboya para unirse al Maquis. Detenido en junio de 1940, tras una penosa marcha, es enviado a Nuremberg y de allí a la aldea austriaca de Mauthausen, a cuyo campo de exterminio llega el 6-8-1940. Aquí pasará cinco años de su vida. El relato de aquellos años es durísimo. El 5-5-1945, los aliados liberan el campo, a sólo cuatro días del final de la guerra en Europa. Se estima oficialmente en unos 11000 los españoles victimas de la barbarie nazi y en unos 2000 los supervivientes. Antonio trabaja varios años en París, y a instancia del escritor libertario Gastón Leval, conoce Rurrenabaque, en la Amazonia boliviana, hacia donde dirige sus pasos en 1951 al conseguir un visado de entrada. Se instala en la selva, a orillas del río Beni y conoce a su compañera, la indígena Irma, y junto a sus cuatro hijas e hijo, han creado su pequeño paraíso libertario “ la república del Quiquibey “ viviendo en una economía autogestionaria de autoconsumo y trueque, dejando así atrás una Europa arrasada por la guerra, y sembrada con millones de cadáveres.
Para saber más:

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, leí este libro hace varios años, y de vez en cuando vuelvo a hacerlo.
Es una historia de solidaridad, épica, de humanidad en todas sus facetas, en las peores y en las mejores. Una historia que puede enseñarnos como vivir con uno mismo sin tener que recurrir al odio y a la venganza.