19 noviembre 2009

CAPABLANCA


"De pocas partidas he aprendido tanto como de la mayoría de mis derrotas"

José Raúl Capablanca

Gran Maestro de Ajedrez, campeón mundial de 1921 a 1927
(La Habana, 19 de noviembre de 1888 - Nueva York, 8 de marzo de 1942)

18 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Es cierto en los dos sentidos.
Tanto en el ajedrez como en la vida.

Besos.

Belén dijo...

Si, pero es tan duro!

Besicos

Duschgel dijo...

¡Qué cierto es esto! Suerte que no siempre se tiene que aprender a hostias, pero desde luego que las caídas dan unas lecciones impresionantes. La cuestión es saber aprender realmente de ellas, que no todo el mundo lo hace.

Un paseante dijo...

Totalmente: de las victorias no se aprende nada; al contrario, nos pueden cegar y hacernos creer que somos mejores de lo que somos. Llevar un buen sopapo a tiempo es algo impagable.

SoniCamalea dijo...

yo tambien estoy de acuerdo...
las victorias se disfrutan un solo segundo e incluso pueden corrompernos, de los fracasos uno aprende hasta lecciones de humildad
un besito

Betty dijo...

si se podrá aprender de los errores, de las batallas perdidas, de los pasos dados en falso, de una palabra dicha fuera de tiempo, de un silencio que no debió existir, la pucha!!!!

pais magico dijo...

Si mi niña se aprende y mucho de las derrotas pero es tan duro de pasar... pero como yo siempre me digo aqui hemos venido para aprender..
Gracias amiga.

Feliz jueves.. Besitos..

Pandora dijo...

Lamentablemente, es cierto Toro. Estoy de acuerdo contigo.

Un besote.
........................

Y que lo digas, Belén, por eso le decía a Toro, que es lamentable que para aprender haya que perder, como dice el refrán.

Besos guapa.
................

Sí, Dusch, cierto, la cuestión es aprender, porque hay quien a hostias aprende! :-)
Besos guapa.
....................

Sí, para el ego está bien llevar un sopapo de vez en cuando, Paseante, pero una cosa que sería buena que aprendiéramos es a no endiosarnos cuando alcanzamos una victoria.
..........................

Sí, Soni. Pero de vez en cuando también vienen bien las pequeñas victorias, que las derrotas seguidas, seguro que enseñan, pero también duelen...

Besos.
................

Ahí estamos, Betty, de todo se pude aprender. Sería lo deseable.
Un beso brujita!
.................

Sí, sí, País Mágico, yo también digo que la vida es una escuela. Pero me gusta pensar que hay que tener de todo. Aunque sea una de cal y otra de arena, jejeje.

Feliz jueves para ti también, guapetona.

Maxwell Walt dijo...

Es como el gran camino nuestro: Aprendemos, aprendemos, hasta no llegamos a darnos cuenta lo mucho que sabemos de una cosa... y cuando percibimos esto, vemos que nos sigue faltando aprender aun más :)

Gracias por dejar tu mensaje en mi blog! es cierto que cada uno tiene su propia realiada =)
Beso, Pandora!!!!

Pandora dijo...

Sí, cuanto más aprendemos, más nos damos cuenta de lo mucho que nos falta por saber.

Un beso Maxwell y vuelve siempre que quieras.

Agua dijo...

Espero no perder nunca la capacidad de equivocarme....he aprendido mucho de ello.... gran verdad.... Un beso de agua errática

Pandora dijo...

No creo que la perdamos nadie Agua , porque errar es humano. Y se aprende, sí.

Un besote.

Gabiprog dijo...

Séneca tiene muchas citas para este tema. fáciles de encontrar en Proverbia.net.

Un abrazo.

Pandora dijo...

Gracias Gabiprog, lo sé.

Puse la cita de Raúl Capablanca porque era su cumpleaños, o aniversario de nacimiento, como prefieras. Y me hacía ilusión poner algo suyo ese día.

Un abrazo.

Anónima dijo...

Llego tarde y discrepando.
Está muy bien aprender de los errores y sacarles el lado positivo,
pero también creo en el aprendizaje positivo.
No es necesario darse batacazos para aprender.
Ahora, una vez que te lo has dado, vamos a darle la vuelta a la experiencia.

Un besazo fortísimo

Pandora dijo...

Pues claro que existe el aprendizaje positivo, pero quizás, los humanos nos cuesta aprender más de él. Digo quizás... habrá de todo.

Y también esto se parece un poco a la superstición de que si pisas una mierda de perro, te da suerte. Yo siempre he dicho, que eso se lo inventó alguien para que, si te ocurra tal cosa, que de agradable tiene poco... te consueles pensando que da suerte!

En fin, seres humanos. Qué complicados somos.

Un beso bien grandote también para ti, Anónima

Como te lo digo dijo...

Se aprende de todo pero de las derrotas no veas..!

Sabio, muy sabio.

Besos

Pandora dijo...

Cierto.

En realidad, creo que es lo bueno que tienen: que enseñan.

Besos.