02 agosto 2009

Las palabras más hermosas

Matsuo Basho (1644 1694) es considerado como el mayor poeta de haiku jamás nacido. Nació y se educó como samurai.



"Cierto día, Basho y Kikaku iban paseando por el campo y se quedaron mirando las libélulas que revoloteaban por el aire. En ese momento, el discípulo compuso este haiku:

¡Libélulas rojas! Quítales las alas y serán vainas de pimienta."

El Maestro respondió: "No. De ese modo has matado a las libélulas. Di más bien:

¡Vainas de pimienta! Añádeles alas y serán libélulas."


Vivificar la naturaleza, no destruirla, ésa era la vocación poética y vital de Basho.


Prólogo de Francisco F. Villalba. Madrid 1983 en "Haiku de las Cuatro Estaciones"

13 comentarios:

betty dijo...

morí con este haiku, porque mas allá de que glorifica a la naturaleza y la cuida, nos dice que aún de las cosas mas insignificantes podemos encontrar belleza, maravilloso...
buen domingo amiga española!!!!

Pandora dijo...

Sí amiga Betty, no podrías haberlo resumido mejor.

Y qué diferente la forma de pensar y de transmitir que tienen discípulo y maestro, verdad?

Vivificar en lugar de destruir.

Sí, ciertamente es hermoso. Cada vez me gusta más...jeje
Besos guapísima.

Pandora dijo...

A este paso voy a tener que crear un blog sólo para poner haikus pero es que ayudan tanto a transmitir sentimientos. Y me ayudan cuando medito sobre ellos.

En tan pocas palabras, tan pequeñitos, encierran tanto...

Me encantan.

Buen domingo a ti también bruja.

REVUELTA dijo...

Las alas es lo que nunca se debe perder porque sin ellas seríamos seres frustrados con el "quiero y no puedo"
Un beso

Belén dijo...

Si algún día nos vemos, te contaré lo que los escritores japoneses han sido para mi :)

Besicos maños

Pandora dijo...

Tienes razón Revuelta.
Lo malo, lo triste es que yo tengo ahora mismo mis alas rotas.
Pero soy fuerte, volveré a tenerlas fuertes y hermosas y ya nadie podrá dañarlas.
Gracias por tu visita guapa. En cuanto tenga un ratito te la devuelvo.
Besotes

Belén, espero que nos veamos algún día y espero también que me cuentes sobre los escritores japoneses. Yo te contaré lo que han sido para mí los compositores nipones.
Tus palabras han sido como un bálsamo.
Gracias!
Un beso enorme.

la jardinera dijo...

La palabra libélula siempre me ha gustado. Es una palabra como saltarina, alegre y vistosa. Y muy sonriente y sonora.

A mí me gusta con alas.

Como esas que ya te están empezando a salir desde el domingo. Son pequeñas, incipientes, pero te nacen con mucha fuerza.

Pronto tomarás vuelo.

En el juego unas veces ganas y otras pierdes. Con el amor no se juega y sin embargo, obligadas a jugar amando, hemos ganado.

Tú eres mi premio.

Te abrazo y enjugo esas lágrimas que te vi a través de la ventanilla. ¡¡Guapa!!

Requetemuas,

Pandora dijo...

Sí, las libélulas son alegres, bonitas, etéreas, inofensivas. Como nosotras.

Mis alas estaban rotas, que no arrancadas. Gracias a ti están creciendo de nuevo.

Nos obligaron a jugar, sí, y quien creíamos un cordero resultó ser un depredador. Pero las libélulas son más ligeras y logramos escapar.

A veces, en esta vida, puede parecer lo contrario, pero yo siempre he estado convencida y lo sigo estando de que siempre ganan los buenos.

Ganamos!

Tú también eres mi premio y es lo que verdaderamente me importa.
Mis lágrimas eran por esto y por mucho más.

Tú sí que eres guapa. Por fuera, y sobre todo, por dentro.

Besos enormes y abrazos llenos de cariño.

la jardinera dijo...

Me he emocionado leyendo tu respuesta.
La que llora hoy soy yo.

Ya tengo ganas de verte otra vez. ¿Vendrás a las fiestas de mi pueblo, verdad? Di que sí...

;)

Tú piensas que siempre ganan los buenos. Yo pienso que cada uno recoge lo que siembra. Y esa persona (por llamarla de alguna manera) recogerá todo el daño que ha hecho y esparce por el mundo. Y lo recogerá en forma de soledad, de oscuridad, de hambre, de morir sin que nadie le acompañe en su último adiós. Como mueren los que no tienen a nadie. Los no queridos. Los repudiados.

Eso sí que es una pena. Ser elegido para vivir en esta vida, no disfrutar de este privilegio y marcharse sin que nadie te dé el último mimo antes de espirar.

Elena dijo...

Me alegra mucho leer estos comentarios.
Lo dice una de tres (de tantaaaas, jajajaja...)

Besos sinceros.

Pandora dijo...

Besos para ti también Elena.

la jardinera dijo...

Para Elena:
Quiero que sepas que me ha irritado mucho ese jajajaja al final de tu comentario.
Esto es serio, demasiado serio.
Parece mentira que tú hayas sido una de las tantas, joder!

Siento el tono. Te pido perdón.

Elena dijo...

Acepto tu perdón y me alegra que sientas el tono, porque esta fuera de lugar. No me molesta, porque comprendo tu irritación, pero cada persona reacciona a la putadas de la vida de forma distinta.

Yo no dije nada por tu intromisión en mi vida y recordarme algo que superé como un sencillo aprendizaje.

Pandora, siento que esto ocurra en tu blog.

No voy a hablar más del tema y no te preocupes, evitaré a toda costa cualquier comentario.