01 julio 2009

Vestiduras


Cierto día la Belleza y la Fealdad se encontraron a orillas del mar. Y se dijeron:

-Bañémonos en el mar.

Entonces se desnudaron, y nadaron en el agua. Instantes más tarde la Fealdad volvió a la costa y se vistió con las ropas de Belleza. Luego partió.

La belleza también salió del mar, pero no halló sus vestiduras, y como era demasiado tímida para estar desnuda se vistió con la ropa de fealdad. Y la Belleza también siguió su camino.

Y hasta hoy día, hombres y mujeres confunden la una con la otra.

Sin embargo, hay algunos que contemplan el rostro de la Belleza y la reconocen aunque no lleve sus vestiduras. Y algunos otros que conocen el rostro de Fealdad, y sus falsas ropas no les engañan.

Khalil Gibrán
“El vagabundo”

3 comentarios:

betty dijo...

hermoso texto, y hermoso el echo de poder ver la belleza siempre, aunque esté escondida o tapada.
La verdadera belleza que a mi entender, es la del alma, no necesita vestirse de nada, ni decir "acá estoy!!"la cuestión es que nosotros seamos lo suficientemente inteligentes, para poder verla
besos de esta bruja buena!!!

Pandora dijo...

Sí Betty, aunque a veces no es fácil, pero siempre hay que intentarlo.
Besos brujita

Heroe De Leyenda dijo...

Estoy de acuerdo con ''betty'' la belleza se encuentra en el alma con respecto a los seres..!

''Bajo el arco de la Vida, donde el amor y la muerte,
El terror y el misterio, guardan su santuario,
Yo vi a la Belleza en un trono,
Y aunque sus ojos son abandono
La dibujé en la simplicidad de mi aliento.
De Ella es la mirada -sobre y debajo
Del cielo que se curva sobre ti-
Por mar o cielo o mujer, sólo hay una ley,
Ser el siervo de su palma y su corona.

Esto es lo que la Señora de la Belleza sabe,
En cuya alabanza tu voz y tu mano se agitan,
Larga sabiduría en el vuelo de tu cabello,
El diario palpitar en tu corazón y tus pies,
¡Con qué pasión irremediable, en cuántos vuelos!
¡Cuántas formas y maneras tienen sus días!''