12 julio 2007

Tailandia

Entre tanta mala noticia como hay habitualmente, hoy he leído una buena:

Las mujeres embarazadas ya no podrán ser ejecutadas en Tailandia

El Parlamento de Tailandia eximió hoy a las mujeres embarazada de la pena de muerte y podrán ser condenadas sólo a la cadena perpetua, en una revisión que ha realizado del Código Penal de ese país asiático, informaron los medios locales.Otra novedad es la obligación de las instituciones penitenciarias de contar con las instalaciones necesarias para que las madres condenadas puedan cuidar a sus hijos, al menos durante los primeros tres años de vida del menor.

Las provisiones enmendadas del Código Penal establecían que una mujer embarazada podía ser condenada a la muerte pero debía de pasar al menos un año en el corredor de la muerte antes de que se cumpliera la ejecución.

En octubre de 2003, se sustituyó el tradicional pelotón de fusilamiento por la inyección letal, método que se estrenó en diciembre de ese año con cuatro convictos, tres de ellos condenados por trafico de drogas y el cuarto por asesinato.

La pena de muerte es obligatoria en Tailandia para el asesinato premeditado, el homicidio de un funcionario durante el desempeño de su cargo, el regicidio y la producción e importación de heroína.

Y es optativa en robo, violación, secuestro, incendio provocado y colocación de bombas, insurrección, traición y espionaje, posesión de más de cien gramos de heroína o de anfetaminas y secuestro de un avión.

Leída en:
Terra Actualidad - EFE

0 comentarios: